¿A QUÉ PROFUNDIDAD DEBO INSTALAR MI SISTEMA?

Los aspersores deben instalarse de 20 a 25 cm por debajo del nivel de la superficie final para proteger las tuberías de los elementos y posibles daños. Puede utilizar una zanjadora para enterrar las tuberías. Las tuberías que se entierren a esta profundidad también necesitarán una preparación para el invierno para protegerlas de las bajas temperaturas.